Lars von Trier regresa al Festival de Cannes

Siete años después de haber provocado uno de los peores escándalos del Festival de Cannes, el danés Lars von Trier regresó este lunes a la Croisette por la puerta de atrás con “The House that Jack Built”.

Lars von Trier regresa al Festival de Cannes

El filme, en el que Matt Dillon encarna a un asesino en serie, fue presentado fuera de competición por la noche. No se programó ninguna rueda de prensa, pero está previsto que el director dé algunas entrevistas el martes.

Antes de la proyección de la cinta, el director danés se limitó a decir que esperaba que los espectadores vieran que su nuevo filme “es quizá un poco diferente”.

La proyección no estuvo exenta de gritos de terror o de disgusto ante algunas imágenes particularmente chocantes, que llevaron a algunos espectadores a taparse los ojos o incluso a abandonar la sala.

En la película, el espectador va descubriendo el pensamiento de Jack, un asesino en serie que quiere hacer de sus crímenes obras de arte, a través de su conversación con un desconocido.

El protagonista va recorriendo kilómetros en su camioneta con música pegadiza de fondo, desde “Fame” de David Bowie a “Hit the Road Jack”.

Pero, a medida que la película avanza y que se van describiendo sus crímenes, el horror se va apoderando de la sala. Conocido por sus escenas de sexo y de violencia en ocasiones extremas, a Lars von Trier no lo echa para atrás ningún tabú, produciendo imágenes de cuerpos descuartizados o mutilados o sobre el asesinato de niños o decorados espeluznantes con cadáveres.

En 2011, Lars von Trier expresó su “simpatía” por Hitler durante la rueda de prensa de “Melancolía”. A pesar de pedir disculpas, fue declarado persona non grata en Cannes, una sanción sin precedentes. Aún así, su filme fue mantenido en la competición y la actriz estadounidense Kirsten Dunst se alzó con el premio a la mejor interpretación por su papel de una novia depresiva.

Desde aquel escándalo, el director danés, Palma de Oro en 2000 por “Bailar en la oscuridad”, nunca había vuelto al Festival de Cannes.

Sin comentar su invitación a Cannes, el cineasta, de 62 años, dijo recientemente que lamentaba sus declaraciones de 2011. “Nunca fui ni nunca seré nazi”, afirmó cuando recibió el más prestigioso premio danés a una personalidad de la cultura.

“Las tremendas consecuencias de la rueda de prensa me han costado años de angustia. Toda esta historia me ha enseñado que uno se tiene que expresar de forma prudente”, agregó, citado por el diario Politiken. AFP / RA

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *