Cómo acabar con el cáncer de próstata en cinco días

El Hospital Royal Marsden y el Instituto de Investigación del Cáncer en Londres han realizado un “prometedor” ensayo clínico con 847 hombres con cáncer de próstata y han logrado reducir el tratamiento de ocho semanas a cinco días.

La terapias actuales para los pacientes con cáncer de próstata se basan en la radioterapia, que se administra durante 39 días, lo que obligaba a los hombres a acudir a diario al hospital durante casi dos meses.

El nuevo enfoque utilizado en el ensayo reduce los plazos a una semana, gracias a un proceso de radiación más potente, dirigida y con mayor precisión.

El estudio, publicado ayer en la revista “The Lancet”, determina que los resultados son prometedores para curar el cáncer de próstata y que los efectos secundarios no fueron peores que con el tratamiento habitual.

Así, alrededor de la mitad de los hombres recibieron la radioterapia estándar actual de 39 sesiones durante ocho semanas o 20 dosis durante cuatro semanas. Los otros recibieron cinco dosis de la radiación de mayor potencia, llamada SBRT, durante una o dos semanas.

Los científicos ahora supervisarán a los hombres durante cinco años para ver si el tratamiento de cinco días es tan efectivo para derrotar el cáncer de próstata como el tratamiento más prolongado.

El autor del estudio, Douglas Brand, del Instituto de Investigación del Cáncer, dijo que “los nuevos resultados de nuestro ensayo clínico han demostrado que un ciclo mucho más corto de radioterapia con dosis más altas no aumenta los efectos secundarios a corto plazo en comparación con el estándar de atención actual. Si los datos sobre los efectos secundarios a largo plazo y la eficacia también son positivos, esperamos que nuestro ensayo pueda cambiar la práctica.

“Esto nos permitiría brindar un tratamiento curativo durante menos días, lo que significa que los hombres obtendrían el mismo beneficio de su radioterapia y tendrían que pasar menos tiempo en el hospital”.

El tratamiento es una forma altamente efectiva de combatir la enfermedad, particularmente si se administra en una etapa temprana, cuando erradica permanentemente el 60 por ciento de los tumores. Pero puede implicar efectos secundarios a largo plazo, como impotencia, problemas intestinales e incluso cáncer de vejiga.

Source: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *