Dime cómo están tus dedos y te diré si estás sano

La modificación de la forma de los dedos, a veces, significa cambios específicos en el estado de salud. Esto se denomina también “clubbing digital” o dedos hipocráticos. En las personas con problemas cardíacos o pulmonares a veces se observan estas alteraciones. Así, según el Centro de investigación de Cáncer del Reino Unido, estas modificaciones en los dedos, forma de las uñas, ocurre en las etapas iniciales de la enfermedad: primero, la base de la uña (lecho de la uña) se suaviza y, luego, la piel del lecho de la uña se vuelve brillante; en segundo lugar, éstas comienzan a curvarse más de lo normal cuando se miran desde un lado. Esto se conoce como “signo de Scarmouth”; por último, los extremos de los dedos pueden agrandarse, lo que a menudo se conoce como “dedos de baquetas”.

“La prueba es utilizada por profesionales médicos como un método parcial para confirmar las condiciones, pero también puede hacerla uno mismo, y solo toma unos segundos”, manifiesta Emma Norton, de la compañía de atención médica Bupa U.K. en declaraciones al Huffington Post.

Los dedos de las manos y pies en palillo de tambor se pueden presentar rápidamente, a menudo en cuestión de semanas y en cuanto se trata la causa desaparece

Los dedos de las manos y pies en palillo de tambor se pueden presentar rápidamente, a menudo en cuestión de semanas y en cuanto se trata la causa desaparece

De este modo, una simple prueba de dedo que uno mismo puede hacerse, podría revelar la presencia de una enfermedad subyacente, como puede ser el cáncer de pulmón o las patologías cardiovasculares. Así, esta alteración digital resulta común en tres de cada diez personas (35%) con cáncer de pulmón de células no pequeñas, pero sólo alrededor de cuatro de cada 100 con tumor pulmonar de células pequeñas.

La llamada prueba de la ventana de Schamroth ayuda a identificar un tipo raro de deformidad en los dedos y las uñas, conocido como “golpeteo digital” o “golpeteo con los dedos”, que exhiben las personas con algunos problemas cardíacos o pulmonares.

Los científicos encuentran la explicación de este hecho como el resultado de la acumulación de líquido en el tejido blando en los extremos de los dedos, causado por cantidades inusualmente grandes de sangre que fluyen hacia la zona prénsil. Sin embargo, los mecanismos que desencadena la situación aún se desconocen.

Resulta importante subrayar que estas alteraciones no son un signo definitivo de cáncer. Puede ser causada por varias enfermedades pulmonares, como fibrosis quística, fibrosis pulmonar, bronquiectasia o asbestosis, así como ciertos defectos cardíacos, enfermedad hepática o enfermedad de Crohn, como recoge .

Source: La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *