Sergi López: Estamos necesitados de feminidad urgentemente

Es la séptima vez que viene a Cannes con un filme en competición y dice que es la que más lo ha emocionado. El actor español Sergi López presenta la película italiana “Lazzaro felice”, una fábula que defiende a los débiles frente al poder.

Sergi López: Estamos necesitados de feminidad urgentemente

Esta historia narra, con toques surrealistas, la vida en una granja, donde los campesinos trabajan como esclavos para los dueños de la tierra. Entre ellos está Lazzaro, un joven ingenuo del que todos se aprovechan. Más tarde, reaparecen como mendigos en un suburbio urbano.

López, de 52 años, da vida a Último, un buscavidas que sobrevive en la gran ciudad.

Pregunta: ¿Qué te hizo trabajar en “Lazzaro felice”?

Respuesta: Primero, la carta de amor que me mandó la directora, Alice Rohrwacher, no una carta escrita a mano sino una comunicación por skype donde me declaró su amor de forma incondicional, me dijo que había escrito un guión con un personaje que imaginaba que podía hacer yo.

Luego me mandó el guión con todo lo que puedes soñar de un guión. Profundo, sensible, divertido, político, y a la vez como una fábula un poco naif, que habla de hoy. Transporta ideas muy potentes y muy necesarias hoy en día, ideas que hablan de la necesidad de defender la inocencia, a los débiles frente al poder.

P: Ayer (domingo) se te vio muy emocionado en la presentación de la película.

R: De las siete veces que he venido, ha sido la vez que más me he emocionado. También la vez que he sido más consciente.

P: Esta es una de las tres películas en competición dirigidas por una mujer. ¿Cómo fue trabajar con Alice Rohrwacher?

R: Es un mujer muy cariñosa, muy tierna pero muy inteligente. Tiene un universo cinematográfico muy particular y lo defiende con la inteligencia de una mujer.

También había muchas mujeres en el equipo. Y ahora que hablamos del 50/50, de la paridad, de las mujeres que subieron las escaleras de la Croisette… Estamos necesitados de feminidad urgentemente, con lo cual yo estoy encantado de que nos dirijan ellas.

P: ¿Cómo te preparaste para rodar en italiano?

R: Cuando le dije que hablaba un italiano fatal, me dijo que le encantaba, mezclado con el castellano, el catalán, el francés. El personaje ya es así, se llama Último, no sabes de dónde viene y tiene un acento de Vilanova (su localidad natal cerca de Barcelona).

P: Este año, estás en Cannes por partida doble. Con “Lazzaro felice” y “El hombre que mató a Don Quijote”. ¿Qué papel tienes en Don Quijote?

R: Tengo un papel muy pequeño pero muy contundente. Hago de converso, un árabe que se convierte a la fe cristiana.

P: ¿Cómo fue rodar a las órdenes de Terry Gilliam?

R: Terry Gilliam me empujó a un tipo de actuación que es como una bomba, desacomplejado, muy Monty Python. Con Terry Gilliam nos enamoramos en el primer minuto. Compartimos la energía del placer de estar actuando, de hacer el payaso, de pasárselo bien. Se reía mucho cuando me veía actuar y a mí me ponía a tope. Estuvimos los dos cinco días riéndonos mucho.

P: Es la séptima vez que una película en la que participas compite en el Festival. ¿Eres uno de los asiduos de Cannes?

R: Es un poco extraño e inexplicable. Es la séptima vez, y me lo tomo como si fuera la última, diciendo que aunque no venga nunca más, tendré un recuerdo de Cannes. Y más con lo que ha pasado este año, con “Lazzaro” y con Terry Gilliam. Es un privilegio que no tiene explicación, un milagro. AFP / RA

Categoria: 

Source: Informe21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *